La era de la Transformación de la Empresa

 

 

Cuando escucha la frase “transformación de la empresa”, ¿qué se le viene a la mente? ¿Las visiones de los empresarios de Silicon Valley? ¿Empresas unicornio que recién comienzan? ¿Automóviles sin conductor? ¿Qué sucede con el negocio de los supermercados? Los empresarios de supermercados tienen un objetivo bien definido que no cambió mucho en varias décadas. Lo mismo se puede decir en todo el mundo, por eso fue una sorpresa cuando el vicepresidente de TI de una cadena lider de supermercados de repente se encontró tomando las riendas de un negocio farmacéutico en vías de expansión (que rápidamente generaría más de USD1000 millones en ingresos).

 

El cambio que hizo el supermercado de volcarse a una nueva línea de productos tuvo grandes consecuencias en la infraestructura de TI. Una simple promoción en línea de un producto gratuito fue creciendo progresivamente, de manera inadvertida, hasta convertirse en una pesadilla de TI que terminó haciendo caer el sitio web del supermercado. Un traspié simple, pero peligroso: no se había incluido la TI en el plan del proyecto del equipo de marketing.

 

Sin ningúna senal de advertencia del inminente incremento del tráfico web que provocaría la promoción en línea, la TI no tenía capacidad suficiente como para responder instantáneamente  Como consecuencia, la promoción fracasó, no por falta de interés de los clientes, sino por la falla de comunicación entre el negocio y la TI.

¿Le suena familiar? Este escenario se volvió demasiado común. En la economía de las ideas de hoy, una idea innovadora puede ser tan poderosa como los presupuestos multimillonarios del pasado, lo que hace que los empresarios se midan respecto de las empresas Fortune 500 para ganar participación de mercado y la fidelidad del cliente. La presión para acelerar la transformación de la empresa se volvió intensa. De hecho, una encuesta mundial realizada en 2015 sobre la TI y líderes empresariales, realizada por CEB, arrojó como resultado que el 63 por ciento de los líderes empresariales todavía sienten que sus organizaciones son demasiado lentas para explotar las oportunidades que facilita la tecnología.

El futuro pertenece a los rápidos. Las organizaciones en la actualidad requieren un grado mayor de flexibilidad para aprovechar las oportunidades comerciales. La agilidad para eludir con destreza lo imprevisible (volatilidad de mercado, amenazas a la seguridad cibernética o una desventaja competitiva) es imprescindible en la actualidad. Y la carrera ya empezó. La pregunta es: ¿puede transformar su TI sin transformar la manera de adquirirla y utilizarla?

 

Repensar el consumo de TI

 

 

Tómese un momento para pensar cómo se adquirió, se pagó y se utilizó la TI tradicionalmente. La lista es breve y se limita a tres opciones: compra, tercerización y alquiler. ¿Qué tienen en común? La previsibilidad. Todos estos métodos de adquisición se construyeron sobre la base de un compromiso fijo a largo plazo. El tradicional centro de datos centrado en el hardware era, por naturaleza, previsible. La gran etiqueta del precio adherida a los equipos del servidor, de almacenamiento y de redes implicaba que las empresas administraban el gasto de capital necesario para adquirir tecnología en forma estricta. El área de Compras y Contrataciones calculaba el retorno de la inversión en función de la depreciación promedio de cinco, siete, e incluso nueve años o más, y eso era todo. TI y Finanzas tomaron caminos diferentes, para apenas encontrarse en la siguiente reunión anual de tratamiento del presupuesto.

 

Dado que la interdependencia entre la empresa y la TI se intensificó, el impacto de un modelo de propiedad a largo plazo se volvió cada vez más evidente. Por ejemplo, el costo elevado asociado al mantenimiento de un centro de datos tradicional suele exceder los cálculos de ROI y de presupuesto de TI originales, lo que genera costos no previstos a la organización. El repunte en la velocidad de los negocios dió lugar a más demandas imprevisibles para el centro de datos, lo que forzó al límite la capacidad actual de los servidores y del almacenamiento al no contar con presupuesto de TI excedente para hacer frente a la capacidad requerida. Los activos de TI que se deprecian necesitan mas mantenimiento y soporte de lo normal. Las mediciones del ROI, por lo general, no logran calibrar esta situación y antes de que usted pueda darse cuenta, los costos “fijos” de la depreciación y de mantenimiento del activo terminan consumiendo la mayor parte del presupuesto de TI.

 

El problema se complica más con el desafío de la TI y del negocio de calcular la necesidad respecto del uso que se hace de la TI. Las organizaciones han tenido que luchar con las consecuencias de que se derroche capacidad y presupuesto de TI por sobreaprovisionar el servidor y las unidades de mantenimiento al no poder predecir con exactitud las necesidades futuras. De hecho, se considera que un 30 por ciento de los servidores físicos están “en coma”, o aquellos que no brindaron información o servicios informáticos en seis meses o más.

 

En la actualidad, las empresas están reinventando la manera de hacer negocios y exploran nuevas maneras de crear, operar y utilizar la tecnología. IDC informa que para fines de 2016, el 50 por ciento de las empresas demandará modelos de pago basados en el uso para las inversiones de TI y los centros de datos más importantes, seleccionado proveedores con base en estos programas. Las organizaciones ahora tienen la posibilidad de elegir cómo y cuándo acceder a las innovaciones de TI para responder a necesidades empresariales únicas (e impredecibles): metas de crecimiento más agresivas, nuevas y cambiantes exigencias de los clientes, demostracion de conceptos de tecnología, entre otros. Aun así, los conceptos de ROI tradicionales, que fueron diseñados para un entorno empresarial y de TI más estático y estable, siguen intactos en muchas organizaciones. Los líderes empresariales reconocen que es el momento adecuado para un cambio que facilite la transformación de la empresa. Pero actuar requiere de desiciones audaces; un cambio fundamental del modo de pensar, de comportamiento y de modelo comercial respecto de cómo se aprovecha la TI para generar resultados comerciales.

 

Para dar inicio en ese proceso de reinvención, muchos líderes empresariales recurrieron a la nube. Más que un término de moda, la nube pública es una solución viable para muchas aplicaciones comerciales frecuentes. Hablemos de la nómina, por ejemplo. Virtualizar la nómina puede generar beneficios casi inmediatos, y liberar una valiosa capacidad de almacenamiento en las instalaciones y recursos que podrían reinvertirse en cualquier otra parte de la organización.

 

Ahora piense en un hospital. Información confidencial del paciente protegida por las normas gubernamentales, como la ley HIPAA en los Estados Unidos. Constantemente nos encontramos con escenarios críticos y urgentes que requieren acceso a estos datos. Para este tipo de datos, el control, la seguridad y el costo son vitales. Un entorno en la nube pública, si no está bien administrado, puede tener repercusiones arriesgadas y costosas. De hecho, si bien muchas empresas están empezando la transicion hacia la nube, los elementos de control sobre la seguridad, las necesidades de capacidad y costo son esenciales. En consecuencia, muchas empresas optan por retener el control en el centro de datos.

“Observamos empresas que ya no adquieren activos de TI,” afirma Susan Middleton, Directora de Investigación de los programas Estrategias de Financiación Tecnológica y Servicios de Valuación Tecnológica de IDC. “Observamos la existencia de inversiones mucho más estratégicas en cuanto a qué ubicaran dentro de sus instalaciones y una evaluación real de lo que van a colocar en un servicio administrado.”

Dados los hallazgos recientes de IDC, dos tercios de los ejecutivos senior de TI desean poder implementar una estrategia de nube que ofrezca las máximas prestaciones o integrar las mejores opciones disponibles cuando sea necesario brindar la mejor solución. Se debe considerar minuciosamente cómo adquirir, consumir y administrar la TI en relación a cada una de las aplicaciones comerciales.

 

 

“Observamos empresas que ya no adquieren activos de TI,” afirma Susan Middleton, Directora de Investigación de los programas Estrategias de Financiación Tecnológica y Servicios de Valuación Tecnológica de IDC. “Observamos la existencia de inversiones mucho más estratégicas en cuanto a qué ubicaran dentro de sus instalaciones y una evaluación real de lo que van a colocar en un servicio administrado.”

 

 

El enfoque “solucion unica para todos” de las estructuras de pago que se utilizó con los modelos de adquisición de TI tradicionales, ya no restringe las opciones que las organizaciones tienen. Más bien, los modelos de consumo de TI se pueden diseñar y seleccionar con el objetivo de ayudar a las organizaciones a obtener todo tipo de resultados, para lo cual no se vera obligado a sacrificar flexibilidad por control.

 

Un ejemplo oportuno es el de la industria de las telecomunicaciones, que está siendo golpeada fuertemente por las exigencias de transformación de las empresas. Como sector que prosperó en términos de infraestructura de TI tradicional durante décadas, la presión por integrar tecnología más nueva para cumplir con los requerimientos de los clientes se disparó. Un proveedor mundial de medios y telecomunicaciones recientemente se enfrentó a un desafío único: la búsqueda de una oportunidad para contar con una nueva fuente de ingresos (aunque potencialmente riesgosa). La empresa tenía como meta lanzar un servicio a pedido nuevo, pero necesitaba un período de prueba extenso para hacer una prueba beta de los componentes del servicio y garantizar un apetito saludable del cliente.

 

La capacidad de acceder a la TI necesaria para el período de prueba, sin agotar el presupuesto de TI, no era algo que habían tenido en cuenta; no obstante, con un enfoque de modelo de consumo de TI, un modelo flexible y de riesgo compartido podía hacerlo realidad.

 

El consumo de TI se refiere a cómo la tecnología se adquiere, se paga y se utiliza para generar resultados comerciales. Para tener una idea clara de cuáles son esos resultados comerciales, debemos comenzar por el final. Una vez que los líderes de la empresa identifican los KPl y las metricas que definen el éxito, se puede alinear un modelo de pago y de consumo de TI ajustado a la duración del servicio, las unidades de consumo y la obligación contractual apropiada, por ejemplo. La flexibilidad de modelo de consumo de TI proporciona la posibilidad de personalizar la estructura de pago con más facilidad en función de las necesidades comerciales actuales, previstas y constantemente cambiantes.

 

Volvamos a nuestro supermercado. Nuestro vicepresidente de TI no enfrentó el desafío de la flexibilidad del acceso a la TI como el de telecomunicaciones. Su desafío fue acceder a capacidad adicional para responder a un incremento imprevisto de tráfico en su sitio web. No obstante, ambos desafíos se pueden resolver con su propio enfoque de consumo de TI exclusivo.

 

El futuro pertenece a los rápidos

 

No hay duda de que el futuro pertenece a los rápidos. Pero no se trata de llegar primero,sino de permanecer allí. Cambiar del viejo mundo al nuevo mundo significa que el territorio conocido habrá desparecido hace mucho. La velocidad del cambio en los requerimientos comerciales y las ofertas de mercado requiere que la TI se adapte a ciclos de planificación más repetitivos y cortos. La capacidad de pasar de una estrategia de inversión a una estrategia tecnológica puede generar resultados al acelerarse la transformación y proporcionar ese grado de flexibilidad extra necesario para adaptarse a frecuentes cambios abruptos en el mercado. Cuando las empresas desarrollan esa capacidad de adaptarse al cambio constante, hay en promedio un 66 por ciento de probabilidades de que el cambio sea exitoso, comparado con el 34 por ciento de aquellos que gestionan el cambio como un proyecto. Pensar, comportarse y actuar de manera familiar traerá resultados familiares. Cuando se trata de generar la transformación de la empresa, abandonar los viejos hábitos es complicado.

Ahora es el momento para que los líderes empresariales hagan lo que saben hacer mejor: liderar.

 

 

 

 

 

 

HPE. ¿Que es el consumo de TI?. https://goo.gl/7TeKr7